Eliminar la humedad, la condensación interior, parece que es lo más lógico para terminar de raíz con los problemas en las casas que presentan mohos, olor a humedad, manchas en paredes, cristales mojados.

¿Pero cómo lo hacemos?

Deshumidificadores, violas secas, abriendo ventanas, ¿todo a la vez?

Ventilar es la solución, pero debe ser una ventilación que genere una renovación constante y completa del aire interior de la casa.

Y que funcione también por la noche.

Te recomendamos la ventilación mecánica forzada.

La condensación interior. Mohos. Calidad de aire interior. Radón

Acostumbramos a referirnos a los problemas de condensación cuando aparecen determinadas patologías en forma de olor a humedad, aparición de mohos en esquinas y chorreos en los cristales de las ventanas.

Pero hay más. Muchas viviendas y sus residentes sufren en realidad problemas por el síndrome del olor a humedad, afectación por esporas y micotoxinas de los mohos y degradación de muebles, prendas de piel, pintura y otros objetos personales.

La contaminación interior supera además en 10 veces a muchos ambientes exteriores contaminados de las ciudades.

Veamos por apartados todos estos elementos.

La condensación interior.

condensación interiorEs la afectación principal o patología más común que se produce en las casas a nivel de afectación a la salud y al propio edificio.

La humedad por condensación, el rocío, la mojadura real y continuada, se produce por el proceso natural que sufre el aire cuando este pierde su capacidad de sostener el vapor de agua que contiene.

Cuando este mismo aire se enfría.

En términos prácticos, la humedad es el rocío, micro o macroscópico que se deposita en distintas superficies.

En los cristales de nuestras ventanas o en las viguetas, pilares.

Por las esquinas entre pared y techo u otros lugares fríos de la envolvente de nuestras casas o locales de negocio.

Fachadas y techos.

La presencia continuada de rocíos en los cristales, termina por estropear la pared que queda debajo y facilitar la aparición de mohos.

El principio contra la condensación interior. La humedad absoluta

El aire interior mucho más caliente que el exterior es capaz de mantener en suspensión una elevada cantidad de vapor de agua por metros cúbico de aire.

Por ejemplo. Hoy mismo que está nevando por medio país, la temperatura rondará los 22º en el interior y una humedad relativa del 60%.

El peso de vapor de agua por metro cúbico de aire seco es de 10 g.

En la calle, nevando a -1º y 100% de humedad relativa, el peso de vapor de agua por metro cúbico de aire seco es de 3,5 g.

Se ve claramente, a pesar de lo que nos parece por sensación, que el aire de la calle, “fría y húmeda” está más seco en realidad. 3 veces más seco.

Absolutamente más seco.

Este es uno de los principios básicos de la solución contra la humedad de condensación interior.

La condensación, se elimina insuflando aire de la calle, filtrado y con mucha menor carga de peso en vapor de agua.

La sobre presión fuerza la renovación completa del aire interior de la casa muchos más húmedo.

El sistema de calefacción del equipo, debe de proteger el confort interior en cuanto a la temperatura se refiere.

El conjunto de la solución es absolutamente eficaz.

Se termina con el problema de la humedad por condensación interior.

Mohos.

La humedad de condensación interior, la aparición de rocíos continuos, mojaduras superficiales en rincones, jácenas, cristales, marcos de ventana, zonas frías en general de la fachada, termina facilitando la aparición del moho.

El moho necesita de un ambiente general húmedo y de una temperatura elevada.

El interior de la casa, en invierno es un caldo propicio para la aparición de colonias de mohos.

Mojadura tras mojadura superficial, el moho coloniza y se expande por la casa en un breve plazo de tiempo.

Los mohos son el elemento más desagradable y peligroso de la condensación interior.

condensación interiorSe pueden limpiar con lejía rebajada con agua al 20% por ejemplo o con agua oxigenada directamente pulverizada sobre los mohos, pero tras ser limpiados regresarán.

Por lo tanto, para eliminar el moho, hay que cambiar el ambiente interior.

Si se cambia el ambiente interior, con la ventilación forzada como mejor solución técnica, el moho muere y no reaparece. Nunca.

Hay que prestar atención a episodios de mohos reiterados en casa o en el trabajo.

El moho, sus micelios, esporas o las micotoxinas que genera, pueden ser causa de graves enfermedades.

Evita respirar concentraciones de restos de mohos.

Enfermedades comunes en episodios de mohos y condensación interior.

Las respiratorias son las más comunes en la población en general.

Rinitis, Asma, alergias.

Afectaciones de la piel.

Dolores de cabeza.

Cuando la micotoxina, los detritos del moho, entran en contacto con nosotros, comida, ropa, piel, los efectos ya pueden ser más graves.

Por todo lo que pueda llegar a pasarte o no, elimina el moho e impide que reaparezca.

Usa sistemas de ventilación contra la humedad de condensación interior y el moho.

Calidad de aire interior.

El interior de las casas debería ser un reducto inexpugnable de salud y bienestar.

Desgraciadamente, nuestro estilo de vida a logrado que esto sea absolutamente imposible en muchos casos.

Pasamos el 85% de nuestro tiempo en el interior de espacios cerrados.

Locales, oficinas, nuestra propia casa.

Es en esta última estancia, nuestro hogar, en donde sufrimos el efecto muy negativo de la contaminación y la concentración de sustancias nocivas.

Toda la renovación en muchas casas se produce con aire contaminado o de dudosa calidad.

Todas las casas de las ciudades.

El aire exterior muy contaminado y repleto de partículas en suspensión de mínimo tamaño Pm10 y Pm 2,5, renuevan el aire de nuestra casa.

Ya no parece muy coherente abrir la ventana para ventilar. Pero no hay remedio. ¿O sí?

Veamos el coctel que nos entra por la ventana.

  • Monóxido de carbono CO
  • COV
  • Dióxido de azufre, S02
  • Partículas
  • Asbestos
  • Ozono
  • Contaminantes biológicos
  • Productos de uso doméstico
  • Óxidos de nitrógeno, NOx

Partículas muy pequeñas, tan pequeñas que se cuelan en el interior de nuestros bronquios o que pueden acceder al torrente sanguíneo.

Un drama, una pena que hayamos provocado tantos humos con nuestro desarrollo.

Pero podemos reducir en parte el impacto en un elevado porcentaje si filtramos el aire que renueva nuestro hogar.

Los sistemas de ventilación filtran el aire que entra en casa.

Si pasamos más de la mitad del día en casa, noche y día, podremos rebajar a la mitad la afectación que este aire tiene en nuestro cuerpo.

Ventilamos con un filtro de por medio.

Evidentemente que no todos los equipos filtran de igual manera el aire.

Algunos equipos con un simple filtro clase G3, retienen el polvo grueso

Otros sistemas de máquina ya cuentan con un G4 y retienen el polvo, el polen y algunos contaminantes en suspensión.

El estado de los filtros que se cambian en nuestros equipos instalados en las grandes ciudades lo demuestran. “El algodón no engaña” ….

condensación interior

Mejora la calidad del aire con ventilación forzada por sobre presión.

Otros equipos ya más avanzados, disponen de todo este pack de pre filtros para proteger a un F5, por ejemplo, un primer filtro de partículas mucho más pequeñas.

Filtros de carbón activo eliminan en los casos que se requiera el olor exterior.

Estos equipos ya más sofisticados y avanzados aportan incluso la posibilidad de controlar el ambiente interior con sensores de Co2 y COV.

El equipo recoge sus datos y cambia el modo de impulsión y el caudal de renovación automáticamente en función de los datos del sensor.

Mandos a distancia y sensores exteriores independientes vienen a terminar de ofrecer control real de la solución a la calidad de aire interior.

Si ventilamos con un equipo forzado, ya no entra aire exterior contaminado

La sobre presión que generan los equipos de ventilación forzada de la serie VMF HC, impiden que el aire exterior contaminado “cuele” dentro de la casa.

O pasa por el filtro, o no entra.

Es una gran ventaja en episodios de alta contaminación exterior en periodos de altas presiones, por ejemplo.

Seguiremos renovando el interior, seguiremos ventilando la casa, pero lo haremos con un aire mucho menos lleno de sustancias peligrosas.

¿Qué pasa con las sustancias contaminantes que generamos en el interior de las casas?

¿Sustancias peligrosas en el interior de las casas?

Pues sí. Es lo que hace que nuestras casas puedan estar hasta 10 veces más contaminadas que el exterior.

Tipos de contaminantes interiores
Inorgánicos Monóxido de carbono, dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno, partículas, fibras minerales, ozono, óxidos de azufre
Orgánicos Compuestos Orgánicos Volátiles
De origen biológico Virus, hongos, bacterias, ácaros, pelo y caspa de mascotas
Mezclas Humo ambiental de tabaco, plaguicidas, ambientadores, desinfectantes y otros productos de uso doméstico
Alérgenos Hongos, mohos, ácaros del polvo, caspa y pelo de mascotas, cucarachas, plantas

 

Entonces, ¿Qué hacemos con esto si ya está dentro?

Pues sacarlo a la calle lo más rápidamente posible.

Ventilando de forma forzada, la condensación interior, los mohos y la calidad de aire interior mejora exponencialmente.

Al renovar el contenido de aire interior, eliminamos completamente todos los elementos indeseables que deprenden nuestros muebles, moquetas, pinturas, pegamentos, plásticos, productos de limpieza, ambientadores, desinfectantes…

Usamos el mismo principio. El de la ventilación forzada que es contra la condensación interior.

Casi se me olvidaba. Ventilando, renovando, eliminamos también la humedad por condensación, el olor a moho, los propios mohos, el exceso de humedad ambiente. Esto es básico.

Tenemos un inmejorable cambio interior. Reducimos contaminantes interiores constantemente y reducimos la entrada de contaminación exterior.

Doble ganancia.

Otra ventaja de la ventilación mecánica forzada que muchos no tienen presente ni en cuenta.

Eliminar la concentración de contaminantes interiores. Los que pagamos de nuestro bolsillo al comprar tantas cosas (muebles, alfombras, ordenadores, etc.)

Pues si por ejemplo ventilamos con equipos de nuestras series HC, ya tenemos eliminado también este problema.

Radón. Gas radioactivo natural presente en casi todas las plantas bajas.

El mapa del Radón en la península queda muy claro en este enlace.

El gas radón fluye desde el suelo hacia el interior de las casas y edificios públicos y se acumula en los bajos que no disponen de mucha renovación de aire interior.

En muchas zonas de España el suelo granítico presente en el primer horizonte del suelo facilita que la descomposición atómica del granito rellene de gas radón todos los bajos de las casas y edificios públicos.

La prevención debería comenzar ya con la construcción de la casa, apantallando y sellando pasos de tubos e instalaciones.

En caso de que no exista esta prevención al construir, la OMS recomienda directamente sistemas de ventilación forzada contra el gas radón.

Renovar el aire interior es sinónimo de eliminar el radón

Ya sabéis que, para renovar completamente el aire interior de un local o vivienda, la mejor solución es la ventilación mecánica forzada.

Pero al actuar con un sistema de ventilación por sobrepresión se gana un factor muy importante.

La mayor presión atmosférica del interior hace de tapón al radón que busca ascender.

Entre la renovación y que se evita la entrada del gas radón, la solución con sistemas de ventilación forzada por sobre presión, es el mejor sistema para evitar que el gas se acumule.

Sin acumulación, el gas radón no es significativo contra la salud.

Es la concentración diaria y constante lo que aumenta el peligro de cáncer.

El gas radón es la segunda causa de cáncer de pulmón, por detrás del tabaco, y la primera si descartamos el hábito de fumar. Tengámoslo en cuenta.

Legislación contra el radón. La norma y el sentido común

Por desgracia los niveles de alerta legal en los límites de la concentración del radón en nuestro país son mucho más permisivos que en muchos países que tienen igualmente suelo granítico.

400 bequerelios es el límite de alerta en España. En Suecia por ejemplo ya consideran inaceptable 80.
La OMS considera que no hay nivel mínimo aceptable. Debe evitarse completamente la concentración de Radón.

Si ves en el mapa del radón que tu localidad está situada en alguna zona con riesgo elevado de concentración de radón, y vives en un bajo, revisa los niveles de concentración.

O mejor, redúcelos directamente ventilando de forma forzada.

Soluciones contra el radón. Por suerte los mismos que contra la condensación

El método más eficaz para evitar la concentración de radón en una casa, es ventilarla.

El método de ventilación más eficaz es la ventilación forzada por sobre presión.

Por lo tanto, los equipos contra la condensación interior sirven igualmente contra el radón.

Pero cuidado. El radón existe igualmente durante los meses de calor, y muchos equipos contra la condensación, se paran automáticamente cuando la temperatura supera los 22º.

Somos instaladores oficiales de los equipos más avanzados actualmente en ventilación.

Y estos equipos disponen de control independiente de temperatura exterior y funciones de elección de temperatura de corte de entrada.

Equipos avanzados de ventilación. Ideales contra el radón

La pasada semana pudimos hacer una visita en un pueblo de Madrid, en Venturada.

Una zona preciosa pero asentada sobre granito puro.

El cliente dispone de un contador Geiger de radón y ha podido leer puntas de 870 bequerelios concentrados.

470 bequerelios de media anual y con todas las ventanas abiertas el día de la visita marcaba 56.

El problema de abrir ventanas en esta zona y en esta época del año es que hace muchísimo frío dentro de casa.

Su despacho situado en la planta sótano, le hace estar siempre muy pendiente del radón ya que pasa muchas horas.

Con la instalación de uno de nuestros equipos dispondrá de la máxima renovación, como estar sin ventanas, pero conservando la temperatura de confort.

La sobre presión que generan los equipos de ventilación forzada por sobre presión impedirán además la filtración del radón al interior de la edificación.

El tamaño de la casa, una vivienda grande, obliga por doble a usar estos equipos más avanzados de ventilación.

Silenciosos al máximo y muy potentes en caudal

Soluciones definitivas contra la condensación, el moho y el radón

Ya conoces ahora un poco más los beneficios de usar un equipo de ventilación forzada.

Desde este mismo año 2018, es obligatorio en todas las viviendas de nueva construcción, para igual nuestras normas a la de la mayoría de los países europeos que exigen ventilación formada en cada vivienda.

Si buscamos mejorar la eficiencia energética en nuestros edificios, aislándolos y sellándolos al máximo, tendremos que pensar en cómo renovar el aire interior.

condensación interiorPues es evidente que hace falta forzar la renovación para asegurar el intercambio mínimo de aire que exige el CTE en su apartado HS3 de salubridad y calidad de aire interior.

Si necesitas un consejo, un presupuesto, una solución definitiva, llámanos al 620 10 97 97 o contáctanos directamente.

Somos expertos en ventilación desde 2003.

Actualmente disponemos de 3 sistemas mecánicos distintos, que a la vez pueden modificarse interiormente para adaptar al máximo la necesidad y la solución.

Para viviendas pequeñas de menos de 30 m2, viviendas de hasta 130 m2 y viviendas más grandes o de varias plantas.

Con sensores exteriores, interiores. De temperatura, Co2 y COV.

Automáticos, con mando a distancia o control desde Tablet.

Soluciones definitivas contra la condensación interior, el moho, olor a humedad y radón.

Mejora la calidad de aire interior que respiras.

 

Ferran Guarch

CEO Humedad Controlada.