La fabricación de cunetas con calidad real de evacuación y durabilidad es un proceso muy tecnico si queremos prescindir del hormigón y usar los mismo suelos naturales del camino. Tenemos la tecnica.

La fabricación de cunetas con calidad real de evacuación y durabilidad es un proceso muy tecnico si queremos prescindir del hormigón y usar los mismo suelos naturales del camino. Tenemos la tecnica y los productos adecuados.

 

Los profesionales del sector de la estabilización de suelos, conocemos las dificultades reales de traspasar los esfuerzos de laboratorio a la realidad del camino rural o forestal o base de carretera o base ferroviaria a estabilizar.

 

 

 

 

He querido titular este nuevo post con lo que a mi entender marca la diferencia entre un buen trabajo de estabilización de suelos y un trabajo de mala calidad

Son situaciones complicadas ya que no trabajamos con suelos seleccionados, los volúmenes de trabajo son grandes, la climatología, las máquinas pesadas,… pero se nos exige que estos suelos naturales aporten mejores prestaciones que los suelos seleccionados y una insolubilidad completa bajo el agua, a diferencia de los que tradicionalmente son compactados solo con agua.

Se me olvidaba que también tienen que reducir el polvo y por supuesto no presentar barro en el futuro.

Y decimos que sí, que lo logramos, que somos capaces de hacerlo, pero ¿realmente todos podemos?
Personalmente me parece difícil, y por ello he desarrollado un método propio de trabajo que me facilita el conseguir y mantener calidad industrial  en toda situación real de estabilización de suelos sin aportes de áridos seleccionados.
Lo he hecho acompañado de una serie de profesionales del sector del movimiento de tierras y de la estabilización por métodos no convencionales. Distintos productos, distintos fabricantes, distintos profesionales han aportado su visión.

Ahora este método es ya una realidad que puede utilizarse para ofrecer buenos resultados en los trabajos de construcción de infraestructuras de comunicaciones terrestres en países en vías de desarrollo o en países que dispongan de una gran red de caminos terciarios y quieran mejorar en durabilidad y seguridad para el tráfico estas vitales arterias de comunicación y comercio interior con el menor coste posible. Solo se debe gastar lo mínimo necesario.

Si te interesa conocer esta nueva forma de construir, consúltame y te informo.

Pre humectación o desecación del suelo a estabilizar. Riegos de la traza. Incorporación de estabilizadores líquidos para suelos naturales. Precisión necesaria para alcanzar la calidad.

Aprovecho también este nuevo post para lanzar una queja al sector, ya que muchos de los clientes o profesionales de la construcción que atendemos, nos confiesan que existen multitud de empresas que con mínimos conocimientos técnicos ofrecen soluciones extraordinarias, basadas simplemente en la venta de un producto que parece o quieren hacer parecer que soluciona todos los problemas tan punto como contacta con el suelo a estabilizar. ¿Maravilla de la tecnología? ¿Milagro físico?

No, solo confusion!! La solución viene de mucho trabajo de investigación, formulación y desarrollo de sistemas aplicativos y mucho trabajo en la aplicación.

Me dirijo ahora a las muchas empresas serias que pelean cada día por llevarse un proyecto de estabilización de suelos en muchos países del mundo.

Tiene que ser esta pelea, la de buscar el camino de la calidad y la profesionalidad, un combinado que termine por despejar el mercado de empresas comerciales impresentables, empresas que poniendo 3 siglas como logo y aprovechando el buen nombre y estructura de otras empresas serias de estabilización de suelos, intentan acometer todo tipo de proyecto a clientes que desconocedores del mercado caen en esa trama de mentiras y terminan por perder su tiempo y lo que es peor para todos, la confianza en un sistema de trabajo que debería de ser por incorporar la máxima calidad, el habitual en todos los trabajos de construcción de carreteras o caminos.

El recorrido tiene que ser el ofrecer soluciones reales y acordes con las posibilidades de cada empresa y producto.

La actitud debe lograr que hablando claramente con los profesionales del sector, con los ingenieros de caminos, constructores de carreteras,  terminen por diseñar soluciones que ofrecerán prestaciones mayores y costes menores, una solución que abrirá el campo de mejores comunicaciones terrestres a mucha mayor población mundial.

Un sistema que es de calidad, más económico en costes e infinitamente más respetuoso con el medio ambiente que el tradicional de aportes de materiales seleccionados.
Más carreteras por menor precio es sinónimo de progreso.

Construyamos progreso.

¿Porque construir explanadas mejoradas cuando podemos construir explanadas que actúen como base?

Y ahora os dejo con esta reflexión que se me presento mientras consultaba, ordenaba y ampliaba la literatura disponible del sector:

Dice:
La humedad del suelo deberá́ ser tal que con el equipo que se vaya a realizar la estabilización y en la que deba añadirse como aditivo cal o cemento, permita obtener el grado de disgregación requerido y una adecuada pulverización de todo el volumen de suelo, para que la mezcla entre los estabilizadores y el propio suelo sea total y uniforme.  Hasta aquí OK.
En el caso de ser necesaria la incorporación de agua a la mezcla para alcanzar el valor de humedad fijado por la formula de trabajo, deberán tenerse en cuenta las posibles evaporaciones o precipitaciones que puedan tener lugar durante la ejecución de los trabajos. Otra vez OK
Un tiempo abierto de trabajo que se inicia en el momento de humedecer el cemento o la cal, y que no deberá pasar de 2 horas en el caso del cemento y que en adiciones con Cal, el tiempo se puede alargar si se acompaña de la suficiente hidratación. OK
Dicha incorporación de humedad deberá́ realizarse, preferentemente, por el propio equipo de mezcla. Perfecto, otra vez OK

Y si leemos ahora en la normativa general para suelos cemento, grava cemento o estabilizaciones de suelos con cal y en la mayoría de países, se advierte que:
El Director de las Obras podrá́ autorizar el empleo de un tanque o cuba de agua independiente; en este caso, el agua deberá́ agregarse uniformemente disponiéndose los equipos necesarios para asegurar la citada uniformidad e incluso realizando un desmenuzamiento previo del suelo si fuera necesario. Deberá́ evitarse que el agua escurra por las roderas dejadas por la cuba de agua, o se acumule en ellas. Asimismo, no se permitirán paradas del equipo mientras esté regando, con el fin de evitar la formación de zonas con exceso de humedad”

Esta es la cuestión, estamos frente al hecho más comunmente reprobable en muchas de las actuaciones, estamos en el punto crítico, la adición de agua o humedad.

Pero ¿realmente se pretende que cumplan estas premisas sin más? ¿Disponen estos profesionales de medios que interactúen entre el agua y la gravedad?
O como es evidente ¿se deja la normativa como algo obligatorio de escribir pero con escasas posibilidades de cumplimiento en la realidad?

Si usted es un experto profesional, visualice por un momento el efecto de esos riegos con cuba en un tramo de cuesta de cualquier traza en la que esté trabajando.
¿Qué es lo que ve? … Claro. El agua corre.

El agua, ya está llegado lejos verdad. Y los líquidos estabilizadores que incorporaba la mezcla también. Todo muy lejos, demasiado para que termine por funcionar.

Entonces, en el suelo que está intentando hidratar por un igual, ¿qué es lo que queda de agua entre la acumulación de liquido en la parte baja de la pendiente, la que se ha marchado por las cunetas, y la que siguió por las roderas del vehiculo que riega?

¿Cuanta humedad queda entre la parte baja del grosor de la tongada o capa y la superficie de la misma ?¿el mismo porcentaje en todo su grosor? ¿Cuánta agua tenemos arriba, o en el centro, si tenemos tanta agua en la parte baja o corriendo directamente montaña abajo?

Así no se estabiliza un suelo.

Estabilizar un suelo, ya parece más complicado ahora

Si usted entiende claramente el problema, le encantará saber que  con mi método de trabajo, el agua de riego queda en su necesario peso por m3 para todo el volumen de suelo a trabajar. Desde arriba a abajo, desde la superficie hasta el fondo del grosor de la sección. Incluso en pendientes muy pronunciadas.

Si podemos incorporar el agua necesaria al interior del suelo, es evidente que podemos incorporar también los líquidos estabilizadores que hagan falta para estabilizar ese suelo de forma permanente.

Podemos evitar el polvo y el barro de los caminos, aumentar la capacidad portante de las bases, disminuir el grosor de futuras capas de rodadura y construir aprovechando directamente la explanada, o aportando suelos hasta alcanzar la cota de rasante usando los suelos más proximos locales.

Todo ello gracias a que:
• Podemos aplicar la formulación establecida en el laboratorio de un modo realmente eficiente.
• Sin perdidas, sin escorrentías, máximo ahorro de agua, humedades pre calculadas y ejecutadas.
• El método que puedo aportarle incorpora fiabilidad en la aplicación de la formulación adecuada y solo usando una máquina especifica de precio muy contenido y el resto de maquinaria propia del sector.

La estabilización de suelos naturales, arcillas, arenas, suelos francos, es posible.

Si le interesa adaptar  este sistema para sus obras de construcción de caminos rurales o forestales, carreteras, aeródromos, gases de ferrocarril o balsas de contención de hidocarburos, entre otras posibilidades, no dude en consultarme.

Un saludo
Ferran Guarch