Si observamos que nuestras vigas sufren alguna patología hay que actuar YA.

No hace falta ser un técnico para intuir que aquella estructura presenta un aspecto distinto al resto y que nos crea desconfianza. El sentido común nos lo hace ver.

Pero como en todos estos temas tan importantes para nuestra seguridad y la de nuestros inmuebles tan caros, tenemos que consultar al técnico.

Aquí podemos echar mano de las empresas que se ganan la vida solucionando problemas estructurales y así nos darán un diagnóstico de un modo más cómodo que llamando al arquitecto.

Puedo ayudarle directamente.

De todos modos el dictamen final lo tiene el arquitecto o el aparejador y solo él puede prescribir la solución.

Busque estas empresas, relacionadas con los tratamientos de la humedad, ya que muchos problemas vienen por culpa la humedad ya sea  de condensación que moja las maderas o la capilaridad que empapa las cabezas de viga al ascender la humedad.

Algunas de estas empresas, disponen de sistemas avanzados para el refuerzo, la sustitución o la reparación de vigas ya sean de madera, de acero o de hormigón armado.

No deje que el paleta le haga un apaño, un ángulo de refuerzo, un poco de mortero, un cosido con barras,… y si incluso el albañil bien cualificado le da una solución correcta, la responsabilidad de esta reparación siempre debe recaer en un colegiado, ya que se trata de obras mayores porque afectan a la estructura del edificio.

Es cierto también que se tiende a evitar gastos y complicaciones para solucionar estos temas, eliminando al colegiado, por lo que es imperativo entonces ponerse en manos de una empresa competente y con experiencia en el tema.

Sea rápido y no espere a que no haya remedio.

Dispongo de sistemas propios y de contactos muy eficaces para este problema.

Consúlteme si tiene dudas o necesita ampliar algún tema