Soluciones a los problemas de barro en los caminos de tierra.

caminos de tierra, estabilización de suelosSoy socio y director técnico de una empresa de estabilización de suelos naturales sin necesidad de aporte de suelos seleccionados que aporta soluciones a los caminos de tierra, y la estabilización de suelos.

Un sistema que mejora los caminos de tierra existentes para que no vuelvan a deteriorarse con las lluvias y el paso de vehículos, o mejoramos las bases de carreteras en mal estado para que duren décadas.

Quizás pueda parecer inusual que el departamento técnico de la empresa quiera dar explicaciones sobre la oportunidad de formar parte de un negocio.

Hoy quiero comentaros algo. Algo que hace que el trabajo y el esfuerzo valga la pena.

Ofrecer esperanza y hacer realidad nuestro propio eslogan.

Lo bonito es que no solo hacemos negocios.

Al mismo tiempo que trabajamos aportamos prosperidad, felicidad, calidad de vida y seguridad vial a la zona. Esto es importante y motiva mucho más para avanzar y seguir mejorando, aprendiendo.

Comentaros inicialmente que hace ya casi 5 años que me dedico a mejorar los sistemas de estabilización de suelos por medios distintos a los tradicionales.

Ya no más adiciones masivas de áridos, cemento o cal.

También hay que contribuir a preservar la naturaleza. Es mejor ser sostenible.

Los sistemas de estabilizadores inorgánicos, copolimeros, súper hidrofugantes, encimas, puzolanas, fibras, …son el día a día.

Productos compatibles con el respeto al medio ambiente.

Diseños de máquinas, procesos de trabajo, manuales técnicos, pre formulación, resultados, puesta en obra…

Todo para encontrar la mejor solución para construir bases de carretera o caminos en tierra, que resistan al clima y al tránsito local sin aportes de áridos seleccionados.

Pero en realidad, en el día a día, y por esto he querido escribir este artículo, te das cuenta de que todo este apartado tecnológico-mecánico pasa a segundo plano en cuanto escuchas la voz, en cuanto oyes la petición de una persona.

Alguien te pide ayuda para su caso.

Ayuda para su quehacer diario.

Solo te pide que le soluciones un problema.

A veces un enorme problema.

Los caminos de tierra de José. Problemas con la lluvia y el barro

problemas de barro, estabilizacionm de suelosCuando escuché la historia de José Gálvez, comprendí realmente lo que estamos haciendo.

Es en ese momento cuando entiendes que lo más importante de nuestro trabajo es poder dar esperanza a quien te lo pide, la solución a su caso.

Por unos momentos te sientes útil, importante, todo un “Capitán Camino”.

Excepto en las consultas directas de ingenieros o profesionales del sector de las carreteras o caminos que consultan de forma más teórica sobre caminos de tierra, estabilizacion de suelos, al resto, a los que usan y sufren los caminos, no les importa lo mínimo que tipo o tipos de líquidos les vas a aplicar o si la máquina es capaz de trabajar en una u otra pendiente, ni cuanto rinde, ni si mezcla de una forma u otra, sus medidas, los anchos de trabajo …

Quien nos consulta solo busca salir de la situación de incomodidad diaria que le acontece y que pone en riesgo sus cosechas, su negocio, su economía, la salud y la seguridad de los suyos.

Lo que quiere saber si realmente le puedes solucionar de verdad su camino.

Cuando José me conto lo que le preocupaba, me impacto su caso.

Hace ya tiempo de aquella conversación, pero me continúan impactando las historias, cuando voy recibiendo consultas de uno u otro país, de aquí, de allá, a cualquier lado del Atlántico.

Son muy parecidas entre ellas. Todas con un trasfondo de frustración por tener que soportar situaciones que tienen más o menos fácil remedio.

José me dijo …

¿Puede usted ayudarme?

Tengo un problema en los caminos de mi zona.

¿Se puede solucionar?

Quiero que deje de formarse barro.

Cuando llueve no podemos circular. Es desesperante, tenemos problemas todos los días de lluvia y en la temporada húmeda ya no es posible circular sin arriesgarse al máximo.

 Y justo cuando se seca el suelo, es casi imposible usar el camino por las roderas duras que han dejado los vehículos que han intentado circular cuando había barro.

Tienen que pasar las máquinas para repasar el camino y cubrir todos los regueros formados.

Una pérdida de tiempo y dinero continuo. Desesperante.

El polvo, en la temporada en que no llueve, disminuye mucho la visibilidad. Es peligroso conducir y muy molesto.

Lo peor de todo es que dispongo de un clima y altura excelente para producir hasta 3 cosechas en un buen año, pero ya desistí de ello puesto que no podría sacar más que una, la única que puedo hacer llegar a los mercados por el camino actual.

Esto me cuesta dinero, me impide prosperar.

No puedo aumentar mis ventas. Mi familia no podrá disponer de mejores rentas.

El camino hasta la carretera es nuestro final de camino.

Nunca podremos crecer. Una verdadera lástima.

Pero si alguien se hace daño o enferma cuando ya están las lluvias, el riesgo de muerte o de sufrimiento hasta llegar a la ayuda sanitaria es lo peor que te puede pasar. Da mucho miedo.

Termine de escucharle casi sin preguntar, pues no quería interrumpirle.

Desde mi silla de trabajo me quedé un poco incomodado, un poco confundido con los sentimientos.

Por un lado, los que tu percibes a nivel profesional y de oportunidad de negocio ya que lo ves desde la posición cómoda que disfrutas simplemente por el sitio en donde te ha tocado nacer (aquí solo tienes que salir a la calle, y siempre está la calle …)

Por el otro lado lo que sientes al empatizar con quien te consulta e imaginas su situación del día a día que es infinitamente mucho peor.

Es en este punto en donde sucede el cambio.

De la técnica de trabajo y la solución tecnológica, a la ilusión por poder ayudar.

Caminos de tierra, estabilización de suelos. Mejoramos los caminos de tierra eliminando los problemas que causan las lluvias, el barro y el polvo. Nuevas oportunidades para las personas.

En cuanto te pones a escuchar la voz o lees los textos de quien te cuenta su historia, te das cuenta que lo que estás diseñando en tu mente, lo que estás pensando en ofrecerle como solución, no es solo un resultado tecnológico de una combinación de materias inorgánicas, poliméricas, súper hidrofugantes, o de una serie de operaciones basadas en la formulación-maquinaria, no.

Nada de eso.

Nada que ver con la tecnología.

Lo que le vas a terminar ofreciendo es en realidad un cambio de vida, una mejora real del día a día, una oportunidad para ayudar a crecer, a estar más seguros, mejor comunicados, más cerca…

Una sensación de poder lograrlo, de que vas a podérselo solucionar y con la que es muy fácil empatizar directamente con tu interlocutor con solo escuchar su caso.

Sin darte cuenta ya estás en su piel.

A lo largo de estos últimos años, he podido oír muchas veces historias directas de quien las sufre, de quien tiene que soportarlas diariamente, temporada a temporada.

Historias también de empresarios que necesitan soluciones para sus instalaciones, soluciones de carácter más técnico, pero que también les preocupan y angustian en su día a día.

También es importante poderlo solucionar.

Muchos correos de consulta para el tema de caminos de tierra, estabilizacion de suelos.

De viva voz o en largos mensajes de texto, no puedes escapar al dramatismo que en realidad existe allí por una situación fácilmente remediable como es la de reparar o construir un camino, un aparcamiento, una infraestructura de comunicación o logística que pueda ser usada a diario. Siempre disponible. Duradera.

A veces desde la comodidad de nuestras vidas de tipo “occidental” no reparamos en pensar que hay muchas personas, padres, madres, hijos, empresarios o trabajadores, vecinos, alcaldes, personas en definitiva que no disponen de nuestra facilidad de movimiento.

Ni a media ni a corta distancia.

Desplazarme 50 km puede ser para mí mismo un “momento”, 35 minutos más o menos.

Voy y vuelvo sin pensármelo.

Para José Gálvez, esos 50 km resultan casi 2 horas en la temporada seca o se tornan imposibles o peligrosos en épocas o días de lluvia.

En la temporada húmeda, se hace literalmente intransitable su carretera de acceso hasta la vía principal que comunica su zona con capitales de mayor población.

Recuerdo como José nos comentaba como de triste era no poder crecer más, teniendo la oportunidad para ello.

El camino de acceso a su localidad, no le permite extraer más que una cosecha de productos en vez de poder extraer 3 cosechas anuales en un buen año, algo que gracias a su suelo y clima si podía producir.

No podía cultivarlas, no podía producirlas. ¿Para qué?

Simplemente porque no podía llevarlas hasta el mercado de abastos más cercano.

Si las producía, se perderían en el mercado local que no puede absorber el excedente.

Triste y grave para su vida ya que, al no poder hacerlo, no disponía de ninguna oportunidad para cambiar su vida económicamente, y darle ventajas a sus hijos y a su familia.

Este señor que tan amablemente nos comentaba su caso y que en ningún momento elevo su tono de voz en queja ninguna, daba por normal la situación y estaba resignado a no poder cambiar su vida a pesar de que solo con disponer de un camino útil podría mejorar enormemente su situación y la de los suyos.

Después de escucharle y tomar notas, me quedé un rato pensando en cómo me sentiría yo si con toda la creatividad de la que dispongo y las ganas de trabajar, no dispusiera del canal suficiente para proyectar lo que hago.

Renunciar a 2/3 de mi productividad …

Literalmente pasaría hambre y mi familia, mujer e hijos, tendrían una vida muy distinta a la actual.

Diseñar una solución para Juan, para todos los Juanes que sufren a diario la incomunicación por culpa de un mal camino, ya no es un tema de ensayos de granulometría, plasticidad y límites de Atterberg, esta fórmula o esta otra …

Todo es más directo, sencillo y exigente a la vez.

Hay que lograr llevar una solución real y practica a todo aquel que no dispone de una infraestructura de transporte terrestre usable en cualquier situación de tiempo meteorológico.

A Juan y a toda la comunidad con quien comparte su espacio geofísico concreto.

Una situación muy común en el mundo por los problemas en las vías terrestres que se dan en muchos países en crecimiento, con vías principales adecuadas, pero a las que conectan caminos de tierra o carreteras secundarias en mal estado y que son las que realmente unen a las comunidades interiores, muchas de ellas productoras principales de los bienes de exportación del país.

El lema de nuestra empresa es “Construyendo Progreso”.

Dos palabras que piensas y decides inicialmente como eslogan empresarial, pero que toman todo el sentido si te pones en la piel de quien realmente lo necesitaba y las tomas con total literalidad.

La lluvia es el elemento más destructor para un camino. Es necesario formular y construir para eliminar la dependencia del camino al agua.

Se lo que se siente al perder mucho tras un episodio de lluvias.

Anteriormente muchas más veces mis padres y personalmente yo mismo entre el 80 y el 94, puede ver y sentir varias veces lo que significa la fuerza del agua llevándose por delante tus pertenencias, tu negocio y tu ilusión.

Las lluvias torrenciales estacionales tras el verano, pueden inundar locales de negocio y dejarte si nada (vivía en un barrio de Barcelona por entonces, no penséis que os hablo de una zona remota)

Pero son situaciones extremas, problemas meteorológicos puntuales. El resto del tiempo puedes reponerte, prosperar de nuevo y continuar. Seguía habiendo calles, carreteras, …

En el caso de José y de tantos otros como el, no hablábamos de soluciones frente a grandes episodios de lluvias catastróficas, que también las hay por supuesto.

El verdadero problema es que cada año, durante 5 meses, cualquier periodo de lluvia ordinaria ya significa una catástrofe a nivel comunicación.

Y esto no debería ocurrir hoy en día en ninguna parte del mundo.

Podemos ofrecer una solución a todos quienes sufren año tras año situaciones muy difíciles en temas de comunicación terrestre regional o local.

Y no solo para sacar una o dos cosechas más.

Simplemente para estar mejor comunicados, más seguros, más tranquilos con el futuro que les espera, disponer de mayores oportunidades.

Contribuir humildemente a igualar algo las posibilidades que merecemos todos.

Si pensase que no podría llevar a uno de mis hijos o a mi mujer a que les atendieran si se hacen daño o se encuentran mal, porque no hay quien llegue al centro médico de referencia al faltar el camino o carretera hasta el hospital, y solo porque está lloviendo, tendría mucho miedo.

Soluciones tecnológicas para construir caminos de tierra o bases de carreta con durabilidad. Ilusión por el progreso.

Desde nuestra empresa tenemos soluciones a los caminos de tierra, estabilizacion de suelos.

Pero necesitamos complicidad con los gobiernos y empresas constructoras locales.

Deben ser los gobiernos y autoridades de los países en crecimiento, los que afronten las soluciones de un modo practico y con sentido de estado.

Que no pongan la mirada e intenciones a 4 o 5 años vista.

Deberían dejar como legado un país mejor, unas comunicaciones reales y permanentes que puedan utilizarse en cualquier época del año.

Un sistema de red viaria local que comunicara con calidad y seguridad cada zona interior con la red principal de carreteras del estado. Una verdadera vertebración de los países, una oportunidad para que los emprendedores locales puedan crecer y hacer crecer a los demás.

Nuestras soluciones son claramente de calidad y eficacia, buscando los menores costes posibles al aprovechar los suelos naturales de cada región.

Podemos construir caminos en tierra, sin necesidad de asfalto para que duren mucho más que una legislatura.

Es mejor hacer un poco menos cada vez, pero poder continuarlo sin necesidad de repetir todo la anteriormente hecho.

Disponemos de la tecnología adecuada para ofrecer rendimientos altos, calidad y durabilidad a los caminos de tierra o reparar carreteras en mal estado.

Nuestro modelo de negocio cuenta por principio con las empresas locales que ya hacen caminos.

Les mostramos unan nueva oportunidad de negocio.

Necesitamos profesionales del sector y del país, para que las empresas locales puedan participar directamente en el negocio.

Nos implicamos tanto, creemos tanto en nuestro sistema, que solo trabajamos en sociedad con empresas locales que busquen crecer y permitan a la vez que su región avance en conjunto al mejorar las comunicaciones terrestres. Compartimos esfuerzos.

Comercio, exportación de materias primas, agricultura, industria, turismo, seguridad …

¿Hasta cuándo tendrá que esperar José una oportunidad para poder prosperar?

Por nosotros que no sea.

Solo tienes que contactarnos.

Un saludo.

Ferran Guarch

Director Técnico.