Muchas de las personas que nos escribe o nos llaman para consultarnos sobre el problema que sufren de condensación y mohos, nos dicen siempre que ventilan mucho.

Ventilar es muy importante.

Tengo muchas horas las ventanas abiertas, nos suelen decir.

Pero por desgracia tener las ventanas abiertas de par en par, no garantiza que el aire interior de la vivienda se renueve completamente.

En algún momento de la conversación, todas las personas que nos consultan nos dan la misma respuesta cuando les pregunto…

¿Ventila también por la noche? La respuesta es siempre NO.

Las condensaciones más importantes se dan por la noche, cuando las temperaturas son más extremas y distintas entre interior y exterior.

Ventilar para eliminar la humedad de condensación, abriendo las ventanas te puede salir muy caro.

Está claro que tenemos necesidad de ventilar.

Por salubridad, por renovación del aire, para corregir la humedad, para refrescar el ambiente, por la humanidad…

Para renovar el aire de la vivienda, podemos abrir las ventanas para permitir la entrada del aire exterior.

Si lo hacemos durante el tiempo suficiente, casi estaremos actuando como una máquina de ventilación en general , pero no para rincones o zonas escondidas, ya que movemos el aire, pero así es ventilar sin sobre presión.

El gran inconveniente es la perdida de calefacción-refrigeración que eso conlleva y el gasto energético.

La pérdida económica que ello representa es muy elevada si se pretende volver a dejar la casa como estaba de confortable.

Cierra siempre la puerta de la habitación que vayas a ventilar. Una a una.

Ventilar en invierno con temperaturas frías también puede hacer aumentar el riesgo de condensación en paredes y superficies densas.

Abrir ventanas. Cambiar las ventanas

Quiero hacer hincapié también, que para eliminar el tema de condensaciones o al menos no empeorarlas, hay que hacer correctamente el cambio de las ventanas, si se está decidido a ello.

Muchas veces me han llamado para preguntarme porque razón les ha pasado «esto».

¿Porque después de colocarse unas buenas ventanas de aluminio o PVC y haber tirado sus viejas ventanas de madera han pasado de «Guatemala a Guatepeor»?

La respuesta es simple.

La antigua ventana de madera permitía el paso del aire a través de sus juntas poco estancas, y actuaba como un aireador en su conjunto.

La nueva ventana, perfecta en su estanqueidad no permite ningún paso del aire.

Impide la mínima, pero constante ventilación que le “ofrecía” la antigua ventana de madera.

Procure instalar aireadores en sus nuevas carpinterías.

Los hay que quedan totalmente integrados en la estructura y cumplen perfectamente con su función de cerramiento.

Hable con el profesional de las ventanas y que le informe del tema.

Además, no es culpa de la ventana, quéjese al constructor, de las paredes mal aisladas.

Si quieres una solución definitiva, te recomendamos la ventilación forzada

En todos los casos en que las ventanas resultan demasiado estancas y se generan problemas de mohos en paredes, techos o bajo las ventanas, la solución pasa por ventilar.

Ventilar con un sistema de ventilación forzada por sobre presión, claro está.

Si puede ser, elije algún sistema que esté basado en parámetros del código técnico CTE HS3

Dispondrás de una pauta clara y eficaz para conseguir las renovaciones necearías  que marca la norma.

Si tienes alguna duda y deseas una aclaración, no dudes en contactar con nosotros

 

 

Un saludo, Ferran Guarch, CEO Humedad Controlada

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies