En relación a la Humedad de condensación y el aislamiento.

En muchas viviendas que visito por un aviso por problemas de humedad, me encuentro a diario explicando cómo poder eliminar el problema de las humedades por condensación.

Las dudas esencialmente aparecen entre las opciones de Aislar o Ventilar.

Descubre como eliminar las humedades de condensación realmente.

Aislamiento o ventilación contra la condensación

En muchos casos, aparecen patologías muy marcadas en el perí­metro de la casa y entra en consideración, la opción de incluir una mejora del aislamiento térmico para resolver el problema de los mohos.

Los cerramientos, ventanas y puertas, y la propia envolvente, paredes, forman el escudo protector contra el clima exterior, a la vez que debe preservar el confort térmico del interior.

Aislamiento o ventilación contra la condensación, es la eterna duda.

Aislamiento o ventilación contra la condensación¿Aislar es malo?

Aislar tanto térmica con acústicamente, nunca es malo.

Tampoco los cerramientos estancos.

Lo inadecuado es no proporcionar en estos casos, una ventilación adecuada, que deberá ser obligatoriamente de carácter mecánico.

Aislar es lo correcto.

Pero una mala ejecución de los detalles, del orden de las capas o simplemente la colocación de materiales que no cumplen con el coeficiente necesario de aislamiento térmico, favorecen la aparición de patologías por condensación o exceso de vapor interior.

La perdida de eficiencia energética y la falta de confort, van ligados directamente a un mal aislamiento.

Mohos, olor a humedad, deterioro de superficies, ropa manchada, prendas de piel estropeadas, perdida de valor del inmueble, abandono del inquilino y perdida de negocio por alquiler, perdida de salud y confort.

En definitiva, problemas de humedad en la vivienda que deben ser corregidos.

Aislamiento o ventilación contra la condensación.

¿Aíslo o ventilo? ¿Qué hago?

Aislamiento o ventilación contra la condensación, ser o no ser…

Lo ideal es hacer ambas mejoras, pero si solo puedo elegir una, hay que ventilar sin dudar, pero una ventilación forzada.

Veamos dos casos típicos que tendremos que despejar dudas entre aislamiento o ventilación contra la condensación

  1. Estoy pensando en reformar.

    Si aíslo, si cambio ventanas, si mejoro la eficiencia energética, necesitaré ventilar adecuadamente.

    Si reformo mi vivienda con un estándar «passive house», tendré que ventilar forzadamente, mecánicamente, sin excepción.

    Ya tenemos una ventaja entonces si decido ventilar. Ventilar es siempre necesario.

  2. Ya tengo la casa terminada, no voy a reformar.

La casa es como es, estoy en un piso que forma parte de una comunidad.

No me dejan cambiar nada, tengo magnificas ventanas muy estancas, …

Vamos, como en la gran mayoría de los casos.

Solo me queda ventilar de forma controlada.

Pues mejor ventilar entonces. Así disfrutaremos nuevamente de toda la salubridad de la casa.

El aislamiento de calidad, siempre es por el exterior.

Siempre aparece en algún momento la dicotomía de si aislamiento o ventilación contra la condensación.

Lo que ocurre en muchos casos es que, por presupuesto, por dificultad en ponerse de acuerdo las comunidades o por problemas con la normativa municipal, es complicado poder formar un buen aislamiento térmico exterior.

Aislar por el interior, puede ser adecuado cuando se percibe claramente un puente térmico muy localizado.

Pero para evitar las condensaciones generales, no son eficaces los aislamientos térmicos por el interior.

Nuevamente, solo nos queda ventilar. Y hacerlo de forma mecánica.

La ventilación natural no es efectiva.

¿Qué ventilación elijo?

Aislamiento o ventilación contra la condensaciónVentilación mecánica forzada, ventilación por sobre presión.

Ideal, un sistema mecánico que controle de forma automática las variaciones de presión atmosférica, temperatura o humedad que de den en el interior y en el exterior.

En el mercado, podemos encontrar distintos modelos y unidades que trabajan por sobre presión o presión positiva.

La mayoría de modelos, logra terminar con estos episodios de condensaciones interiores, aunque algunas unidades solo de forma inicial.

Chorreos en ventanas, superficies mojadas, presencia de mohos, olor a humedad.

Todos estos efectos son perniciosos para la salud y la calidad de vida interior.

Las ventilaciones les ponen remedio.

Pero entonces, ¿da igual el modelo y marca que coloque?

No. Definitivamente no.

La mayoría de unidades presentes en el mercado, solucionan inicialmente el problema.

El inconveniente es que algunas de estas unidades, no tienen la calidad mecánica suficiente para durar.

Por lo tanto, tendremos que saber elegir adecuadamente las de mayor calidad mecánica. Es una ventilación constante y necesaria, una solución para toda la vida.

Cuidado con algunas unidades que se ofertan a elevados precios, y que precisamente son las más sencillas de todas.

Parece que lo caro siempre es lo más bueno. Ve con cuidado en este caso, puesto que hay algunas empresas que ofertan muy caro y ofrecen lo más barato. Unidades que nosotros ya descartamos hace años.

Nuestra solución. Unidades HC-64

Aislamiento o ventilación contra la condensaciónNuestras unidades HC-64, son unidades robustas, construidas en chapa de acero galvanizado y con una turbina que gira

a muy bajas revoluciones para alargar al máximo la vida de la unidad de impulsión.

Nuestro sistema de control electrónico, la placa base de trabajo, permite al motor variar su flujo en relación al ambiente.

Tanto de la temperatura exterior o presión atmosférica, por ejemplo.

Por lo tanto, depende su flujo del ambiente real, del clima.

Cambios de presión, de temperatura, de humedad.

Humedad Absoluta, no relativa.

La unidad se adapta al cambio impulsando más o menos caudal para mantener las prestaciones de confort.

A la vez que soluciona el problema, el automatismo permite no consumir innecesariamente energía eléctrica, a la vez que

el sonido queda reducido al mínimo posible.

Esta característica de automatismo, la falta de un mando de control, es la gran diferencia técnica de nuestras unidades.

En general, parece que nos gustan más las unidades con mando, que las podamos ajustar, nos gusta manipular los parámetros.

Unidades automáticas contra la condensación.

Aislamiento o ventilación contra la condensaciónPero el problema de la condensación y la posterior aparición de mohos y mal olor, necesita de una constancia y una

sensibilidad distinta a la que podemos necesitar para obtener beneficios con un aire acondicionado o una calefacción.

La condensación es muy sutil, y necesita de un sistema que funcione libre de sensaciones humanas. La técnica y el ábaco

psicométrico de humedades es lo que manda.

Nuestra unidad es la única del mercado que realmente es automática y se adapta realmente a las condicione variables de

temperatura, humedad y presión atmosférica.

Es la única unidad que varía su flujo al necesario en cada momento.

El resto de unidades, disponen de muchas o pocas velocidades, pero finalmente se fija en una en concreto y la máquina

insufla siempre a esa velocidad.

Esto resta eficacia a la solución y vida a la unidad.

El rodamiento, la turbina en si­, se desgasta siempre en la misma zona, lo que generará finalmente fallos por desgaste.

Nuestras turbinas, oscilan el ritmo de trabajo y revoluciones, lo que garantiza mejor solución y mucha mayor durabilidad.

La ventilación es para toda la vida. En muchos países es obligatoria que sea forzada.

Por lo tanto, hay que saber elegir.

Si necesitas más información sobre nuestro sistema para eliminar definitivamente los problemas de humedad por condensación, no dudes en llamarnos.

El 620 10 97 97, te pone en contacto directo con la solución definitiva a las humedades.

Un saludo

Ferran Guarch, CEO Humedad Controlada